A nivel mundial la industria de la construcción alcanza ingresos anuales promedio de casi 10 billones de dólares y un valor agregado de 3.6 bdd.

En países en vías de desarrollo, esta industria suma cerca del 5% del PIB, mientras que en países desarrollados alcanza hasta un 8%.

Muchas veces concebimos la construcción como una actividad económica separada, o aislada de otros aspectos de la realidad nacional, o regional.

No es así, esta actividad es ni más ni menos que un servicio para la comunidad, que solventa diversas necesidades de esta, salud, transporte, incomunicación, etc., además está en consonancia con el mundo, cada día más interconectado, y por tanto debe realizarse bajo estándares, códigos de comunicación que permitan conectividad, que es la base del comercio mundial, modelo que nos ha permitido un crecimiento como no se había visto en el pasado.

Actualmente, más de 100 millones de personas se encuentran empleadas en la industria de la construcción en todo el mundo. México se encuentra entre los 15 mercados más grandes de la construcción y se estima que el crecimiento de México supere al de Brasil en el mismo periodo. Por cada 100 pesos de inversión en la industria de la construcción, 54 pesos se emplean para la compra de servicios y materiales que provienen de una amplia cadena productiva. La industria de la construcción en México Los tipos de obra más importantes en México son edificación y transporte, y urbanización.

La construcción ha sido la encargada de construir aeropuertos, muelles, carreteras, hospitales, escuelas, viviendas, en fin, la infraestructura para que el mundo pueda llevar flores frescas de Colombia a Europa vía marítima, aumentar la perspectiva de vida de muchos países, y grandes otros beneficios.

Además, se ve influenciada por aspectos que no necesariamente obedecen a la actividad en sí, o al contexto nacional. Sin duda, las tendencias mundiales y regionales la afectan, esto se puede ver claramente cuando los países en el concierto internacional aprueban tendencias como las definidas en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), en donde se busca una mejora sustancial de la sociedad en diferentes aspectos, que van desde aspectos de sostenibilidad, desigualdad y otros.

La preocupación por la capacitación es importante, y diferentes cámaras tienen verdaderos centros de capacitación, se promocionan nuevas tecnologías para lograr la eficiencia y eficacia en la actividad, pero sin dejar de lado la sostenibilidad, la prospección, el análisis de datos, y la transparencia, además de la gestión política que corresponde.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), es la institución encargada de representar, apoyar y fortalecer a las empresas constructoras del país, por medio de la gestión, asesoría, capacitación, formación profesional e integración de nuevas tecnologías.

Constituida en 1953, institución de interés público, autónoma, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que tiene como objeto, entre otros, representar, defender y fomentar los intereses generales de los industriales de la construcción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *